Ingenieros famosos (como Bob Clearmontain) cobran tremendas sumas asesorando y dando toques finales a mezclas en estudios ubicados en ciudades distintas, en países distintos, trabajando con consolas, efectos, monitores de distintas marcas en salas de distinta sonoridad y respuesta.

 El resultado suele tener ese toque que le aporta la experiencia del ingeniero que está a cargo del proceso creativo, que de alguna manera "compensa" las diferencias implícitas en los equipos y obtiene el resultado que busca.

BOLETIN

No tiene una cuenta todavía? Regístrese ahora!

Iniciar sesión